3 de octubre de 2014

"DESDE EL ALMA" (vals)






Hermano cuerpo, estás cansado
desde el cerebro a la misericordia
del paladar al valle del deseo

Cuando me dices/ alma ayúdame
siento que me conmuevo hasta el agobio,
que el mismísimo aire es vulnerable

. Hermano cuerpo has trabajado
a músculo y a estómago y a nervios
a riñones y a bronquios y a diafragma


 Cuando me dices/alma ayúdame
se que estás condenado/ eres materia
y la materia tiende a desfibrarse


Hermano cuerpo te conozco
fui huésped y anfitrión de tus dolores
modesta rampa de tu sexo ávido

Cuando me pides/ alma ayúdame
siento que el frío me envilece
que se me van la magia y la dulzura


Hermano cuerpo eres fugaz
coyuntural efímero instantáneo
tras un jadeo quedarás inmóvil

 Y yo que normalmente soy la vida
me quedaré abrazada a tus huesitos
incapaz de ser alma sin tus vísceras.




 Autor: Mario Benedetti
Nació en Paso de los Toros (Uruguay) en 1920. Fallece en Montevideo en 2009.




Francamente quedé pensativa, extrañada de leer este poema donde el autor le da al alma, un papel principal. En mi ignorancia creo que resalta la importancia de lo espiritual,  ante la materia. ¿Será así?

Mejor... veamos que dice Pedro Orgambide -Buenos Aires-1929-2003-(escritor argentino muy prolífico: autor de ensayos, novelas y biografía;. también  periodista, autor de obras teatrales y libretos para televisión. 
En la introducción de la Antología Poética sobre el poema "Desde el Alma" (vals) opina...

"En ciertos poemas de Mario Benedetti se recupera esa cadencia tan criolla de los tangos, valses y milongas rioplatense. Pero este poema " Desde el Alma" (vals) trasciende estos  parentescos: homónimo del vals criollo, utiliza a manera de "ritornello" (repetición pequeña), dos palabras, (alma ayúdame) como si fueran pronunciadas por un cuerpo escondido de su conciencia, de su mente, de su espíritu."

"Desde el punto de vista poético adquiere dramatismo, que observa su propio cuerpo como materia condenada. Ve sus vísceras como algo separado, ajeno a él: un cuerpo que cumple su ciclo vital inevitable, que envejece y muere. Así el poeta rompe esa ilusoria separación: es él, cuerpo y alma "incapaz de ser alma sin tus vísceras".

Como ven... en mi pensamiento, yo los separo; o... en mi fe, estoy convencida que el alma deja el cuerpo por completo y se eleva.
Todo esto me trae el recuerdo de mi abuela quien diría: - zapatero a tus zapatos -









3 comentarios:

Tramos Romero dijo...


Tu elección me ha seducido consiguiendo que SIENTA esa diferencia abismal y magnificando el alma.

Te felicito¡

Besos muchos

tRamos

SOYPKS dijo...

Hola amig@ quiero retribuir sus visitas con bombones.
Ven a mi blog y toma el tuyo,
Fueron hechos con mucho cariño.
Mil disculpas por mis ausencias.
♥Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥
Un abrazo desde Venezuela.
(¯`v´¯)
`•.¸.•´
¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> SOYPKS

Ernesto. dijo...

Bonito poema, acertada definición... y sabia enseñanza de tu abuela, Mabel.

Un abrazo.