18 de enero de 2014

CUANDO MUERE UN POETA...



Juan Gelman  poeta, escritor, periodista argentino, falleció el martes 14 de enero a los 83 años en la ciudad de México, donde vivía desde 1976.

 Ganador del premio Juan Rulfo, el Reina Sofía de poesía, el Cervantes en 2007 y otros, llegó a escribir mas de treinta libros. 
Su vida estuvo marcada por el dolor al perder su hijo y nuera en manos de la dictadura militar de nuestro país. Con el tiempo encuentra a su nieta y es cuando surge el poema "Padre de entonces" ; ella vive en Uruguay.

Sus amigos José Saramago y Eduardo Galeano presidieron una campaña mundial a favor de la búsqueda. La duda sobre esta búsqueda hacía de él un hombre con cierta pena que a lo largo de su vida no llegó a superar pero como dijo con melancolía y cierto sarcasmo," la pena es un territorio muy amplio, probablemente argentino".

Trabajador incansable no bajó los brazos y a pesar de ser el poeta de los ojos triste, como dice Juan Cruz del diario La Nación, siempre mantuvo su humor. 
En secreto y según declaraciones de Joaquín Sabina cantante y poeta, le entregó este poema "Verdad es" donde cuenta sus últimos días y lo que vendría;  escrito a mano, se lo dedicó al cantor.

Cada día
me acerco más a mi esqueleto.
Se está asomando con razón.
Lo metí en buenas y feas sin preguntarle nada,
el siempre preguntándome, sin ver
como era la dicha o la desdicha
sin quejarse, sin
distancias efímeras de mi.

Ahora que otea casi
el aire alrededor
que pensará la clavícula rota,
joya espléndida, rodillas
que arrastré sobre piedras,
entre perdones falsos, etcétera.
Esqueleto saqueado, pronto
no estorbará tu vista ninguna veleidad.
Aguantarás el universo desnudo.

Juan Gelman- La Condesa DF
28 de octubre de 2013


" Cuando muere un poeta y muere gritando a la barbarie
calla la voz vigilante de quien quiso vivir de pié, en paz eternamente."

( Últimos versos del poema "Cuando muere un poeta" de Silvia Delgado)


3 comentarios:

FG dijo...

Cuando muere un poeta, estoy convencida de que su voz todavía se alza mucho más fuerte, más intensa y más arriba de lo imaginable, porque es el instante en el que nadie jamás podrá acallar sus palabras.

Descanse en paz.

Mabel Domínguez dijo...

Así es; mi sencillo homenaje.
Gracias por tus palabras.

nelma ladeira dijo...

Olá vim agradecer o carinho em deixar melhoras pra mim,em meu blog.
Obrigada pela força,beijinhos.